¡Una Sola Fuerza!


PUNTOS DE VENTA "SÍ SE PUDO"


Mientras jugábamos la Copa Sudamericana el año 2003, recuerdo un hecho que, más que como deportistas, nos unió como seres humanos, brindándonos ese plus tan necesario para lograr aquel título que hasta el día de hoy perdura en el corazón de los peruanos.

Y es que aunque muchos no le prestaron importancia, nosotros -los jugadores-, sí se lo dimos, y fue tal vez aquel balón de oxígeno adicional para soportar toda la presión sobre nuestras espaldas y llegar así a marcar aquel hito histórico en el deporte nacional.

Pero déjenme explayar un poco en ello, y contarles el nivel de importancia que significó -para nosotros y todos los futbolistas del alicaído torneo local-, el hacer una huelga a mitad de campeonato y colgar los chimpunes indefinidamente hasta que los dirigentes de todos los equipos profesionales, entendieran que no íbamos a soportarlos más.

Porque cobrar nuestros sueldos cada dos o tres meses, y ver como despedían a nuestros compañeros si se lesionaban, o si a algún dirigente se le antojaba, colmó nuestra paciencia, y de la mano de los valientes dirigentes de la recién nacida Agremiación de Futbolistas, decidimos ser una #UnaSolaFuerza y hacerles frente hasta que nos respetaran.

Pero no fue una lucha fácil, porque muchos fueron despedidos, incluso denunciados, y de pronto vernos sentados en la cancha del estadio Garcilaso, rodeados por una flota de policías amenazantes queriendo enmarrocarnos y llevarnos a la comisaría, nos involucró en una pelea desigual, pero con la convicción de lograr un objetivo que nos dignificaría como profesionales y ayudaría a organizar mucho mejor al desastre en que se había convertido el torneo descentralizado.

Y recordando aquel hecho histórico para el fútbol nacional, hoy se los cuento para invitarlos a una nueva pelea, también en una cancha de fútbol, aunque sin ningún riesgo y sí con mucha alegría, convencidos de que nuestra presencia en las tribunas significará ayudar a nuestro prójimo damnificado de Huarmey, o tal vez de Chiclayo, quien sabe si de Tumbes o quizás de mi Piura.

Porque ahora la lucha no será por los futbolistas peruanos, sino por nuestros hermanos, así que muchachos, convencido de que la unión hace la fuerza, los invito mañana domingo al estadio Monumental de Ate, a disfrutar en familia a las 3:30pm, del partido que la misma Agremiación de Futbolistas que nos ayudó en aquel hecho histórico del 2003, organizó para ayudar a los peruanos damnificados por la naturaleza.

¡Una Sola Fuerza!….y ¡Arriba Perú!