¡Una patada increíble!


PUNTOS DE VENTA "SÍ SE PUDO"

¡Cuando la sentí no supe como reaccionar!;…¡tantos años preparándome y no sirvió de nada!.

Había sido futbolista durante quince años; recorrido países y culturas diversas; pero nada me preparó para eso. ¿Cuántos golpes recibidos?, y mis reacciones fueron siempre tan diferentes; unas peor que otras; pero este golpe me dejó inmóvil.

Fue una nueva sensación, algo hermoso e indescriptible y no pude sino agradecerle a la vida y también a ella por ese regalo. Fue una patada tan clara pero a la vez tan delicada que mis dedos al sentirla conocieron el amor verdadero por primera vez.

Sentir su patadita en la pancita de su madre, me  hizo descubrir nuevas emociones. ¡Te amo hija mía!